Querida Comunidad educativa del Liceo Santa Teresita:

Saludo con alegría a cada uno de ustedes: alumnas, apoderados, docentes y asistentes de la educación.

Al dar inicio a este nuevo Año Escolar 2019, quiero expresarles el gusto de estar entre ustedes y que confío al Señor todo lo que nos permitirá vivir: procesos, crecimientos, metas, desafíos, logros, también los desaciertos, las búsquedas que tendremos, para caminar en la formación de cada uno, en especial de ustedes queridas alumnas. Que sigamos sintiendo este lugar como nuestro segundo hogar, que en él podamos entregar lo mejor de nosotros mismos y ayudarnos mutuamente.

La invitación que este año tenemos como colegio, que vive bajo la espiritualidad salesiana, es convencernos y creer que “La santidad es posible para todos”; “santidad” sí esta palabra que no usamos mucho, o que quizá sentimos ajena, extraña o incluso a veces ridiculizamos. Todos estamos llamados a la santidad. Recordemos lo que Don Bosco dijo a Domingo Savio: ser santo consiste en estar siempre alegres y cumplir bien con nuestro deber. ¿Piensan que esto es complejo?

Si queremos acoger esta invitación seamos capaces de mantener la alegría, esa que no es superficial, del reír por cualquier cosa, sino la alegría que brota del estar junto a Jesús, de tenerlo presente en nuestras vidas, de atrevernos a vivir como Él nos pide. Cumplir con nuestro deber, es hacer bien aquello que debemos hacer, ya sea como alumna, hija, docente, asistente de la educación, religiosa, madre, padre; es vivir en plenitud aquello que somos y dar lo mejor de nosotros mismos.

Como ven ser santo, no es algo imposible, ni extremadamente complejo, es atreverse a ser felices desde lo que el Señor nos llama a ser en el hoy, y vivir unidos a Él.

Doy la bienvenida a aquellas alumnas, docentes, hermanas, que se integran a la Comunidad Educativa, espero que se sientan en familia, a gusto y acogidos entre nosotros.

El Señor y María Auxiliadora nos regalen un buen año, en donde nos sintamos motivados a comprometernos en vivir la santidad, para ser personas plenas y felices.

¡Un bendecido año 2019!

 

Sor Viviana Donoso