“Soñamos ser un centro educativo que, en el compromiso de formar buenos cristianos y honestos ciudadanos,   entreguemos a la sociedad, jóvenes con un claro proyecto de vida caracterizados por: la confianza en sí mismos, la capacidad innovadora y emprendedora, con un alto grado de resiliencia, con visión de futuro y un compromiso con los valores evangélicos y salesianos, para hacer de ellos agentes de cambio en la sociedad que les corresponda vivir.”